This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Estamos viviendo en medio de los recuerdos vividos y saboreados que han dado de sí los acontecimientos que hemos presenciado de forma diríamos privilegida estos días, me estoy refiriendo a la visita de nuestro Superior General y a las celebraciones que poco a poco se iban sucediendo en nuestra casa de Diego de León, y Pozuelo. Despues de los años vividos por los oblatos en este santo suelo, ahora resonaban los nombres de personas que ya no están entre nosotros, pero que su recuerdo permanecerá para siempre en nuestra sensibilidad.

sábado, 21 de julio de 2007

Reflexiones sobre la Realidad de America Latina

Comunicado oficial de la Comisión de la Mision CIAL

Reflexión sobre la Misión Hoy en América Latina

Comisión de la Misión CIAL
Buenos Aires 2007

Introducción


La Comisión de la Misión nació como propuesta de la Asamblea de CIAL de Cartagena 2006 con el objetivo de ayudar a la reflexión, dar aportes, cuestionamientos y sugerencias sobre la tarea misionera Oblata en América Latina y el Caribe. Nuestra tarea no es solo colaborar con los Superiores Provinciales, más bien intenta ser un servicio para todos los oblatos del continente.

No somos un grupo de especialistas, la mayoría nos encontramos trabajando pastoralmente en diversos países. Queremos compartir con ustedes, humildemente, algunos aspectos de reflexión sobre nuestra misión en el momento presente. Nuestro deseo es motivar el diálogo y, porque no, la discusión sobre nuestro quehacer misionero en la Región.

Vamos a usar el método del VER-JUZGAR-ACTUAR. Lo hacemos siguiendo la tradición, tan querida para nuestro continente, de partir desde la realidad para la reflexión. Nos anima a utilizar este método también la misma experiencia del apasionado de Cristo, San Eugenio, que siempre en su actuar misionero, fue movido por la realidad que lo interpelaba.

Como marco de fondo tenemos la reciente carta de nuestro Superior General y la preparación a la muy próxima asamblea del CELAM en Aparecida.

Nos permitimos adjuntar un material de apoyo para que pueda ser utilizado en nuestras comunidades.

Respecto al VER y al JUZGAR, para una realidad tan grande y diversa como nuestro continente, se hace necesario un trabajo más concreto de análisis de la realidad en cada país y en cada comunidad. Les hemos adjuntado dos Materiales que pueden ayudar para realizar ese trabajo. Nuestra comisión en estas etapas ha señalado únicamente líneas generales.

Ver


1 La pobreza


Lo primero y lo más impactante que salta a la vista de cualquier persona que llega a nuestra Región de América Latina es la pobreza. Pobreza inhumana, generalizada y en progresión continúa. Pero, lo que más sorprende es ver que esa pobreza nace y se reproduce al lado de la riqueza y que es la razón de esa misma riqueza. Hay pobreza porque hay riqueza.

Así, el problema no es la pobreza en sí, sino la falta de distribución de los recursos, la injusticia. Existe una transferencia constante de los bienes de todos a los ricos, y nuestro continente es el de mayor falta de equidad y distribución. Provoca esto efectos nefastos: emigración, falta de empleo, violencia, muerte… La diferencia entre clases pobre y rica se acentúa sin cesar. El dinero genera solo más dinero, no trabajo y producción. Prima una visión absolutamente economicista de la persona, hay una desvalorización constante del ser humano, por lo tanto anticristiana.

La pobreza, en el año 1998, afectaba a 200 millones de latinoamericanos. En la actualidad 224 millones de personas son catalogadas como pobres sobre una población total de 530 millones.

Las políticas económico-financieras aplicadas han creado un cierto crecimiento económico en algunos de nuestros países, sin embargo, en todos ellos, se han ido concentrando los recursos progresivamente en muy pocas manos en virtud del modelo neo-liberal-globalizador.

2) La Globalización


La globalización económica va asumiendo proporciones inimaginables y profundamente antihumanas. Responde, ante todo, a una nueva fase del capitalismo. El capital se ha transnacionalizado. Sus características más negativas se basan en la especulación, en la volatilidad y en su capacidad para romper fronteras nacionales desconociendo la soberanía de los estados e imponiendo, verticalmente, sus condiciones e intereses meramente economicistas y lucrativos.

El capital globalizado se auto-desarrolla a través de la especulación (muchas veces en el mercado clandestino) sin generar o crear fuentes genuinas de trabajo. El desempleo es uno de sus efectos mas voraces.

3) La situación política y ética


El sistema democrático-liberal-representativo vigente en todos nuestros países está en crisis y, dentro de él, todo el sistema de los partidos políticos. La democracia en la región ha resultado ser una democracia de los satisfechos. Los índices de corrupción administrativa han llegado a límites insospechados. Asistimos a una pérdida total de la credibilidad de la opinión pública latinoamericana en relación a los partidos y a la clase política en general.

El aspecto mas grave es que la vida política se ha ido alejando de los valores éticos. Un generalizado y mal entendido pragmatismo político está llevando a partidos y a muchos políticos a prescindir de toda normatividad moral. Se ha perdido la ética tanto en la política nacional como en la internacional. El desafío es como pasar de una democracia formal a una democracia participativa, como rescatar los derechos y el concepto práctico de ciudadanía, como concienciar, sin caer en paternalismos, que “el sujeto son ellos”.

4) Glocalización y esperanzas de los más pobres


Frente al fenómeno globalizador que pareciera que todo lo quiere absorber y dominar, está surgiendo, como contraparte contestataria, un movimiento, todavía incipiente, pero de características mundiales, que se le ha denominado glocalización.

Es un neologismo compuesto por dos términos: lo global y lo local; trata de puntualizar un fenómeno social nuevo que se manifiesta en todos los lugares, aunque con intensidad y con características un tanto diferentes.

En esta nueva experiencia de solidaridad, las personas son el sujeto de la acción. Lo local, se hace cada vez mas presente en la totalidad de la región con gran diversidad de expresiones. Lo local, la base, la sociedad civil... se están constituyendo como poder mientras se afianza la idea y el convencimiento de que otro mundo es posible.

Surgen nuevos sujetos sociales: la mujer, los sin tierra, grupos indígenas, asambleas populares, comités de defensa del consumidor, microempresas, el microcrédito, etc. Una nueva voz, una nueva palabra, una nueva actitud nace desde abajo. Lo local, lo propio se va valorizando... crece en importancia lo nuestro, el producto natural, las artesanías, etc.

Unida a esta actitud, ha vuelto a crecer en nuestro continente la solidaridad y los movimientos sociales que nacen desde los más pobres. Hay signos de esperanza que indican que los grupos sociales más desfavorecidos adquieren más presencia e importancia en nuestras sociedades. La misma crisis de la democracia lleva a plantear nuevas formas de participación de la sociedad y de los pobres.

5) El mundo de la religiosidad


La identidad cristiana es uno de los elementos más importantes en la cohesión de nuestra región, aunque esta identidad no pueda considerarse ya como sinónimo de identidad católica: la presencia de otras confesiones religiosas hace cada vez más urgente el compromiso ecuménico. Una de las dificultades mayores, es este aspecto, es la agresividad y el proselitismo de gran número de grupos religiosos.

Sin embargo, una característica peculiar en el continente sigue siendo la presencia, y aún el crecimiento, de la religiosidad popular en contraposición al espíritu secularista de nuestro tiempo. La devoción a la Virgen, las peregrinaciones a los santuarios, al amor a los sacramentos, y otras expresiones de esa religiosidad, ofrecen excelente oportunidad para una evangelización inculturada (culturas autóctonas y afro-americanas).

6) Los Oblatos en América Latina


La mayoría de los oblatos está trabajando en parroquias urbanas y rurales. Muchas de ellas son lugares de misión abarcando territorios muy aislados o extensos o integrando comunidades indígenas.

Existe una gran riqueza y diversidad de obras: colegios, centros de educación, de salud o promoción social, formación de laicos, juventud, pastoral carcelaria, medios de comunicación, misiones populares, etc. Existen un número de iniciativas que son fruto de decisiones personales más que del discernimiento necesario que invita nuestro carisma. Hay, por tanto, un peligro de individualismo en lo pastoral y en lo económico que afecta a la vida oblata. Se percibe un envejecimiento en algunas unidades de la región, como así también cierto decaimiento en el ánimo misionero.
Es positivo reconocer que hay cada vez más un rostro latinoamericano en los oblatos. Tradicionalmente existe la tendencia a la internacionalidad y al intercambio de personal entre las provincias. Queda todavía el camino de una mayor integración y colaboración en la región.

Ver: Cuestionario para el diálogo


1) ¿Qué otras realidades políticas, sociales, económicas y religiosas existen en nuestros países? ¿Y en nuestra región?
2) ¿Qué avances vemos en las misiones en nuestras Provincias? ¿Y en Latinoamérica?
3) ¿Cómo vivimos los Oblatos nuestro carisma en esta realidad presentada?

Juzgar/Discernir


Para poder juzgar nuestra realidad tenemos que tener en cuenta las causas que la provocan. Preguntas tales como: ¿Por qué es la situación así? ¿Qué hay de bueno y de malo en ella? ¿Por qué la situación no cambia? ¿Qué es lo positivo o no en esta presencia nuestra? No incorporamos respuestas en esta reflexión, creemos que es una tarea de cada entidad y cada comunidad.

No hay que olvidar que esas causas son un conjunto de interrelaciones históricas, culturales, religiosas, sociales, familiares, raciales, políticas, económicas, etc. que se influyen entre sí, intervienen sobre la realidad y, dentro de ella, sobre la misión. Sería esto motivo para un diálogo enriquecedor en nuestras comunidades y una fuerte ayuda para elegir las opciones misioneras.

Gratificados por el mismo carisma de San Eugenio, no podemos cruzarnos de brazos ante la realidad que golpea a nuestro pueblo. Como nuestro fundador nos preguntamos: “¿Qué han de hacer los hombres que desean seguir las huellas de Jesucristo?”. Apasionado de Cristo, Eugenio veía el mundo con los ojos del Crucificado, respondiendo con toda la fogosidad de su corazón enamorado: “Deben renunciarse completamente a sí mismos, vivir en estado habitual de abnegación... dispuestos a sacrificar todos los bienes, la propia persona y vida por amor de Jesucristo... y luchar hasta la muerte”...( Prefacio)

¿Cómo conocemos la realidad? ¿La conocemos de verdad?.. ¿Indagamos las causas de las pobrezas, de la injusticia?... ¿Damos conciencia a los pobres de su dignidad y de sus capacidades? ¿Otorgamos espacios y protagonismos a los pobres en nuestras vidas misioneras?...

Eugenio y su compasión. ¿Qué diría Mazenod ante la pobreza de hoy, ante los nuevos grupos sociales?.. Sin duda alguna reflejarían lo que había masticado una y otra vez del evangelio:”estoy en medio de ustedes como el que sirve”... Parafraseando el famoso sermón de la Magdalena (cuaresma 1813) los “de Mazenod”, Oblatos de hoy, sus hijos ¿no podemos gritar?: “niños de la calle, ¿Qué son según el mundo?... sin tierra ¿Qué son según el mundo?... indígenas ¿Qué son según el mundo?... marginados y explotados, migrantes y desempleados ¿Qué son según el mundo?... Con mas fuerza que nunca, deberíamos responder a unísono con Eugenio “hermanos míos, queridos hermanos, mis respetables hermanos.....”. Para nosotros la relación al pobre es constitutiva de nuestra fe. Los pobres nos evangelizan

Todo ello se deriva en actitudes consecuentes de vida: no podemos juzgar la realidad con los ojos de Cristo crucificado -con los que miró el fundador- sino vivimos sencillamente, que implicaría, en el hoy de la misión y de nuestro ser religiosos: dejar todo el modelo que repite e impone en esta cultura hegemónica pragmatista-consumista-individualista. Es el trabajo de ser pobre contra la pobreza. La propuesta del Reino se hace desde la pobreza, y no olvidemos que el Reino es el corazón de la misión de Jesús. ¿No es viable una determinación alternativa a la forma como económicamente nos movemos?.. ¿No es sugerente un poco mas de inseguridad?

Absorbidos a veces por el mundo cibernético, las computadoras personales, teléfonos celulares, un automóvil para cada uno, tarjetas de crédito, casas y propiedades grandes (casas de formación) escuelas para ricos… Vivimos en evidente contradicción con lo que predicamos generalmente sobre los males que genera esta sociedad de consumo.

¿No justificamos al amparo del obispo cualquier ministerio, sobre todo en movimientos, que nada tienen que ver con la misión hacia los pobres y desde ellos?

Solo si partimos de la conciencia de nuestro ser Trinitario, de la raíz trinitaria del hombre y del mundo, nuestro actuar misionero será una muerte a nosotros mismos para encontrarnos, y así, impugnar el mundo individualista. Quizás, debamos vaciarnos para repensar la misión.

Al revelarnos Cristo, la gran noticia de que Dios es comunidad y al comprobar la insistencia de Eugenio en la vida comunitaria se nos hace imperiosa una reflexión: Dios comunión no puede ser a la vez uno y tres sin una kénosis recíproca, sin un mutuo vaciarse de sí mismo. Estamos invitados a una irrenunciable tarea: reflejar la Trinidad en nuestras propias comunidades y en las a cuyo servicio estamos. Solo así seremos verdaderos discípulos del misionero Jesucristo.

Juzgar/Discernir: Cuestionario para el diálogo


1) ¿Cuáles son las causas de la realidad que inciden directamente en tu compromiso misionero?
2) ¿Cómo ves la misión oblata poniéndote en los ojos de Cristo crucificado?
3) ¿Qué valores rescatas en función de los pobres y la gestación del Reino en nuestras misiones?

Actuar


¿A qué estamos llamados los Oblatos de América Latina?

A) Estar positivamente con los pobres para acompañarlos y ser testigos de Dios con un estilo de vida sencillo.
-Somos llamados a compartir lo que somos y tenemos con los pobres.
-Estamos obligados a disminuir nuestros gastos de todo orden. Ello nos ayuda a identificarnos con los pobres y respetar su dignidad.
-Apoyar los nuevos sujetos sociales: las mujeres, los sin tierra, indígenas. Con los pobres contra la pobreza.

B) Recuperar el profetismo de la vida religiosa, que implica posicionarnos frente al consumismo que hace al pobre mas pobre, contra la alineación del sistema.
-Ser testigos de la propuesta del reino de Dios, en la solidaridad con los abandonados, en la inculturación del Evangelio, en un diálogo abierto con las culturas locales, en la ecología.
-Morir a nosotros mismos para dar vida al pueblo de Dios.
-Recuperar el potencial misionero de la comunidad oblata, frente al individualismo que provoca el sistema y que afecta a la misma pastoral (francotiradores). Comunidad entendida como un proyecto de vida, la comunidad construye la persona y lo personal hace la comunidad.
-Recuperar nuestra historia oblata, desde allí elaborar orientaciones para la tarea misionera.

C) Llamados a ser misioneros de la misericordia. Poner especial énfasis en el servicio incondicional, valorización del otro como Individuo o grupo.

Actuar: Cuestionario para el diálogo


1) ¿En tu ambiente pastoral tienes amigos pobres?
2) La comunidad es punto de partida para la misión. ¿Tu comunidad refleja la renovación de la misión oblata? ¿Es lugar para discernir, reflexionar y evaluar sobre la misión?
3) ¿En qué medida tu quehacer misionero está cambiando la situación de los pobres con los que tú trabajas?
4) A partir de esta reflexión ¿Cómo valoras las obras de tu entidad? ¿Crees que son fieles a nuestro carisma? ¿Qué obras habría que comenzar o abandonar?


Reflexiones a raíz de los dramáticos acontecimientos de Cochabamba

P. Gregorio Iriarte, o.m.i.

El 11 de enero por lo menos dos personas resultaron muertas y más de cien heridas en Cochabamba, Departamento de Cochabamba, tras enfrentamientos entre grupos que apoyan al partido gobernante MAS que piden la renuncia del Prefecto de Cochabamba y grupos que apoyaban al prefecto, y las demandas a favor de la autonomía regional. Las protestas, que habían comenzado el 8 de enero, ya habían dejado un saldo de más de veinte heridos, incluidos algunos periodistas que estaban cubriendo el acto. El padre Gregorio IRIARTE ofrece algunas reflexiones sobre estos acontecimientos.

A la pobreza y a los pobres los podemos analizar, juzgar y valorar desde distintos ángulos y con diferentes criterios. Lo podemos hacer desde el área sociológica, política, antropológica, cultural o religiosa.

A raíz de los acontecimientos, tan dolorosos e impactantes, que vivió la ciudad de Cochabamba durante doce largos días, a mediados del pasado mes de enero, quisiéramos expresar algunas ideas relacionadas, no tanto con los hechos dolorosos y bochornosos en sí, sino, en cuanto a las actitudes y a los criterios de interpretación de esos mismos hechos.

Aceptar al pobre como ser humano con todos los derechos


Nuestra valoración de los pobres, sean estos indígenas, cocaleros, campesinos o pobres de las zonas peri-urbanas, debe partir, prioritariamente, del área antropológica, para pasar después a la consideración de lo político, lo económico, lo social o lo cultural.

Esto significa que, en primer lugar, el pobre debe ser aceptado y valorado como persona, con todos sus derechos y deberes. La pobreza en sí, como grave carencia de bienes, es algo negativo, pero más que preocuparnos y luchar, para que el pobre deje de ser pobre, deberíamos poner todo nuestro esfuerzo para que el pobre recupere toda su dignidad de persona con todos sus derechos.

El ideal de crear una nación sin pobres y acabar con la pobreza en el mundo es una lejana utopía que va mucho más allá de lo que nosotros podemos y debemos hacer.

Para expresar su compromiso y su opción por los pobres, la mayoría de los promotores parten de la realidad sociológica del pobre, dándole un carácter marcadamente político: organización, movilización, compromiso político-partidista, aceptación de las consignas, sumisión a los dirigentes, etc.

Cuando hablamos de la visión antropológica valoramos prioritariamente lo educativo que va más allá del mero conocimiento académico: formación en los valores de la democracia, conciencia ciudadana, desarrollo de la autoestima personal y social, identidad cultural, etc.

La idea más negativa que puede tener un promotor o un dirigente político es la de pensar que el pobre, que el campesino, es incapaz. Es absolutizar la impotencia y la ignorancia. Esto induce a que, quienes asumen el papel de promotores, como personas y como instituciones, caigan fácilmente en prácticas asistencialistas y paternalistas. En lo político esta falsa promoción se va a expresar el dirigismo, en falsos liderazgos, en caciquismos, en prebendalismo, en la obligatoriedad de pertenencia a las organizaciones, sin ningún respeto a las opciones personales. Este autoritarismo de sus dirigentes, muchas veces se va a ejercer a través de presiones en base a castigos o multas, sin ninguna consideración a las distintas formas de pensar.

Los pobres como sujetos de su propio desarrollo


El dirigismo y la manipulación de las organizaciones desembocan siempre en un proceso político y humano recesivo. Al no ser considerados como sujetos de su propio desarrollo les aleja de un verdadero proyecto liberador. Es desde ellos y con ellos, considerados como gestores de sus propios cambios sociales y políticos, donde debe ubicarse cualquier persona o institución que quiera trabajar en el área rural. Lo demás será, lamentablemente, quitar conciencia de poder y cuando un mal promotor o mal dirigente político quita al pueblo conciencia de poder, en realidad, le está quitando poder.

El verdadero desarrollo está en las personas
, no en las cosas, por muy necesarias e importantes que ellas sean, tales, como carreteras, escuelas, postas sanitarias, etc. El desarrollo auténtico siempre es endógeno. Fácilmente se invierten los términos y las personas son manejadas como si fueran objetos y los objetos como si fueran expresión cabal del desarrollo. Esta grave tergiversación muchas veces genera mayor dependencia. Las leyes, así como los proyectos y las organizaciones, deben estar al servicio de las personas y no al revés.

Al pobre se le ha quitado el sentido de su propia dignidad. Este es el mayor y más peligroso de los robos del que han sido víctimas a lo largo de la historia. Mientras el pobre no recupere totalmente el protagonismo como persona y como organización, será una masa dependiente, sometida y manipulada, sin verdadero papel político-social.

Esta visión antropológica del pobre debe ser reforzada e iluminada con una auténtica concepción religiosa que se basa en que todos somos, igualmente, hijos de un mismo Padre, que es Dios, todos hemos sido creados “a su imagen y semejanza”, y Cristo vino para salvar absolutamente a todos por igual. Por otro lado, los pobres, los marginados, los excluidos de la sociedad, fueron y son los privilegiados del Reino y objeto de sus preferencias.

Casi siempre miramos al pobre desde el punto de vista material. La carencia de bienes y recursos esenciales para una vida digna es algo que debe ser superado con urgencia. Pero ello no debe significar pérdida de identidad, ni menoscabo en sus valores ancestrales. Un proyecto socio-político que desclase es un falso proyecto promocional. Una persona o un pueblo que hayan perdido su propia identidad no podrán llegar a ser sujetos de su propio desarrollo.

A los pobres se les ha robado el concepto de su dignidad e identidad. Hay quienes piensan que el desclasamiento es un proceso normal. Muy al contrario, creemos que el proceso de desclasamiento siempre es inducido. Recurro, para probarlo, a una experiencia de tipo personal:

Yo llegué al Distrito Minero de Catavi en el año 1964. A los pocos meses me encontraba al frente de la Radio Pío XII, en la mina de Siglo XX. Más allá de los problemas, las luchas sindicales por mayor justicia social y de los enfrentamientos con los Gobiernos de turno, algo que me llamó poderosamente la atención fue que los mineros tenían un claro concepto de su propia dignidad, que tenían conciencia de clase. A pesar de tantas dificultades y problemas, de tantas luchas y persecuciones, nadie logró robarles el concepto de su propia dignidad como personas y como clase social.

Para que la esperanza de los pobres no se vea frustrada


En el momento actual vivimos una situación nueva muy importante: los indígenas, los campesinos y los pobres, en general, han recobrado la esperanza. Creen y desean el cambio, un cambio profundo y radical, que va a lograr el actual Gobierno de Evo Morales. Ojalá sea así.

Sin embargo, los grandes cambios no se regalan. Hay que establecer cómo se debe actuar políticamente para que ese cambio se constituya en una auténtica realidad. El cambio no vendrá solo con movilizaciones populares, con confrontaciones, con consignas revanchistas, o con centralismos absorbentes. El pueblo tiene que recobrar la plena confianza en sí mismo aceptando la realidad y los derechos de los “otros”.

Por otro lado, toda organización y movilización popular debe ir acompañada de una verdadera concientización que implica la apropiación, de parte de los sectores populares, de todos los derechos y deberes que les corresponden como personas y como grupos socio-culturales.

Si no se empieza por ahí, todo lo demás que se haga no constituirá un cambio en profundidad, es decir, que no se llegará a un verdadero cambio. Será una nueva versión de lo que ya vivió el país con las antiguas “Milicias Campesinas” o con el “Pacto Militar-Campesino”, en las que, el campesinado fue objeto de una total instrumentalización en función de intereses ajenos. Nunca deberían aceptar ser movilizados sin conocimiento y sin convencimiento.

De la confrontación a la complementariedad


Tiene que avanzar el país desde su diversidad hacia una verdadera complementariedad. Como en todas las instancias de la vida, la auténtica nacionalidad se construye sobre la aceptación plena de la diversidad, no viendo en el otro un adversario o un enemigo.

La gran diversidad geográfica, lingüística, social, cultural que caracteriza a Bolivia es una de sus mayores riquezas y, como tal, se la debe defender y promover. Hay que buscar un hermanamiento entre la ciudad y el campo, entre la cultura rural y la cultura urbana, entre los valores de la civilización moderna y los valores ancestrales de nuestros pueblos. No es cuestión de incentivar resentimientos, sino de establecer las normas de justicia y de equidad que siempre les fueron negadas a las grandes mayorías nacionales.

El proyecto de cambio que el Gobierno impulsa debe superar el centralismo absorbente en el que ha vivido el país desde sus orígenes. Ese proyecto de cambio tiene uno de sus pilares más importantes en el régimen autonómico departamental y municipal. Debe constituirse en un gran proyecto descentralizador. Pero, de ningún modo, tiene que ir en contra de la unidad del país. Se debe lograr la máxima unidad dentro de la máxima diversidad. La unidad verdadera surge de la complementariedad de los opuestos. La cultura aymara y quechua siempre han desarrollado el sentido del respeto a los “otros” y la solidaridad con todos. Los valores comunitarios han sido como el alma de esas culturas.

Se debe buscar el equilibrio, no la mera confrontación, la integración, no la dominación, la solidaridad, no el individualismo, la ayuda mutua, no la explotación de los demás.

Gandhi decía: “Quiero que las culturas de otros pueblos circulen por mi casa libremente, pero me niego a ser dominado por ninguna de ellas”.

Soñemos y luchemos para que todos, pueblos, regiones y personas, seamos constructores de fraternidad y de solidaridad. (Nosotros OMI marzo 2007)

domingo, 15 de julio de 2007

Carta sobre los movimientos eclesiales laicos

Presentamos una carta del Cardenal Francis Gerorge , Arzobispo de Chicago, a los laicos de su archidiócesis. Es un Cardenal Oblato de maría Inmaculada. La página del Cardenal en Internet

miércoles, 11 de julio de 2007

Posted by Picasa

sábado, 7 de julio de 2007



Dar el buen combate

En este tiempo en que se habla frecuentemente de Yihad o de las cruzadas, la expresión “combate espiritual” corre el riesgo de hacernos fruncir el entrecejo. Yo también la encuentro inusual, aunque fue el tema de un retiro propuesto por Enzo Bianchi, fundador de la Comunidad de Bose en Italia. No obstante pensé que quizá había algo de nuevo que aprender y decidí ir.

Debo decir que aprecié las conferencias dadas, ya que tenían los pies bien puestos en la tierra. El Hno. Enzo comenzó por la elección entre autosuficiencia y comunión, que es el combate de cada momento. A continuación, ahondó en la enseñanza monástica sobre las siete u ocho tentaciones principales que tenemos que combatir. Según Evagrius Ponticus (345 - 399) son: gula y lujuria, avaricia y ira, tristeza y pereza, vanidad y orgullo. Fue interesante enterarse que varios Padres de la Iglesia, consideraron que la avaricia fuese el único vicio contranatura, porque los bienes materiales son para ser compartidos; que la pereza (acedia) se considerara como la tentación de los monjes y la ira, la de los sacerdotes. No fue difícil para mí descubrirme en este terreno de las fuerzas del enemigo.

El Hno. Enzo también hizo una de estas afirmaciones perentorias que pueden ser saludables, a veces. Quiso comentar lo que hoy se escucha con frecuencia que Dios se queda callado, diciendo con pasión que eso es un absurdo. Dios sigue hablando, pero nosotros, nos convertimos en sordos. ¿No es cierto que nos convertimos en sordos ante Dios cuando no resistimos a las tentaciones y pactamos con los enemigos de nuestra alma?

El lenguaje del “combate espiritual” aparece con frecuencia en la Biblia. Está muy presente en los escritos de San Eugenio. Quiero citar solamente el Prólogo de la Regla, donde Eugenio sugiere que antes de entrar en la lucha exterior, tenemos que combatir por el Reino de Dios en nuestro corazón. Sobre todo, los Oblatos “deben renunciar completamente a sí mismos... vivir en estado habitual de abnegación. Deben trabajar sin descanso por hacerse humildes, mansos, obedientes, amantes de la pobreza, penitentes y mortificados, desapegados del mundo y de la familia, abrasados de celo, dispuestos a sacrificar bienes, talentos, descanso, su propia persona y su vida... “

A continuación, el combate espiritual puede empezar exteriormente: así pues, “pueden entrar en la batalla y combatir hasta el agotamiento para la mayor gloria de su santísimo y muy adorable Nombre.” Escribe: Es urgente enseñar a los “cristianos degradados, quien es Jesucristo, arrancarlos de la herencia del demonio y mostrarles el camino del cielo.” Es necesario poner todo lo que esté de nuestra parte, para extender al imperio del Salvador y destruir él del infierno.

El combate espiritual contra las tentaciones en nosotros y la resistencia a las de afuera, ambas vienen en definitiva del Maligno, las que acompañarán al cristiano y al misionero toda su vida. Los grandes maestros de la vida espiritual siempre han hablado de ello; también han subrayado que no estamos nunca solos en esta batalla. También Jesús, el mismo, fue tentado, y no solamente al principio de su ministerio público, sino durante toda su vida. Combatió hasta la muerte y ha vencido por todos nosotros. Ahora sabemos que el Divino Amor triunfará el último día. Nuestra fuerza para combatir el buen combate (2 Tim. 4,7) viene de esta única fuente.

martes, 19 de junio de 2007

Meditación del mes de Junio del P. General
Fotos de la visita de los Oblatos a la cuna de la provincia

Meditación misionera junio de 2007

La profecía de la hospitalidad

Hace algunos días, participé en la Sesión de mayo de la Unión de los Superiores Generales. Esta vez, el tema era: “La vida religiosa: profecía en las culturas de hoy”. Uno de los animadores reconoció que es en cierto modo difícil definirse como profeta. Con todo, los documentos de la Iglesia afirman que la vida religiosa tiene una naturaleza profética, aunque no tiene el monopolio. Por ejemplo “Vita Consecrata” afirma: “La vida consagrada recibe la misión profética de recordar que está al servicio del designio de Dios sobre los hombres... Si la vida consagrada conserva la fuerza profética que le es propia, se convierte, en el interior de una cultura, en un fermento evangélico capaz de purificarla y hacerla evolucionar.”(VC 73,79)

En esta reunión, se nos enfrentaba con distintos tipos de personas o comunidades proféticas, como los monjes trapenses que han dado su vida en el año1966 en Argelia, o al padre Montfortain Jacob Panjikaran, que trabaja con las tribus de los Sándalos en la India.

También se observó que la vida consagrada es profética en sí: cada día denuncia discretamente el materialismo proclamando los valores del Evangelio. ¿No es cierto que nuestra vida, si la vivimos bien, muestra el mensaje del Evangelio y señala que también es posible ser feliz, sin intimidad sexual; ricos, sin un estilo de vida fácil; y libres, en la fidelidad a un proyecto común?

Sí, la vida religiosa es una manera de ser proféticos. El problema más bien es si está a la altura de esta tarea hoy. Nos enfrentamos a un doble desafío: ¿Cómo nuestra profecía se puede inculturar de manera que quede incluida? ¿Y cómo puede evitar ser contaminada por un mundo, cuya contracultura margina a Dios? Alguien ha formulado esta pregunta: ¿Los que nos ven, pueden ver a Quién nos envía?

Las respuestas posibles a este desafío no eran numerosas. Sobre todo, que la profecía es un don de Dios, y todo lo que podemos hacer es distinguir si el Espíritu de Dios está trabajando y, por lo tanto, estar abiertos a este regalo. No obstante, varios participantes pusieron en relieve un aspecto profético como perteneciente también en nuestra cultura actual, postmoderna y secularizada.

Se trata de la hospitalidad. La gente hoy es muy sensible a la acogida. ¿La exclusión no es el primer pecado del sistema neoliberal? Acoger a los excluidos, tener tiempo para los extranjeros, por ejemplo los inmigrantes ilegales, es algo profético que cada uno de nosotros puede hacer.

Alguien de entre nosotros también observó la hospitalidad desde un punto de vista opuesto: no solamente ser acogedores, sino también considerarnos nosotros mismos como huéspedes. La hospitalidad puede proclamar a Dios. Testimoniar de un Dios personificado que se ha convertido en huésped de la humanidad, a partir del hogar de María y José. ¿Acaso no es una manera maravillosa de ser misioneros mostrándonos como huéspedes, que tienen necesidad de ser acogidos y de recibir los beneficios, antes que entregar su parte?

Esperamos que como religiosos podamos encontrar nuevas vías para vivir nuestra vocación y reforzar el lado profético de la Iglesia, las religiones y la sociedad.

El Espíritu sopla dónde quiere: dejemos a nuestras comunidades ser lugares donde la nueva brisa de Dios sea percibida. Una manera de convertirse en profetas de Dios, de un Dios acogedor, es amparar a los excluidos de nuestra cultura actual y convertirse en huéspedes de los que tienen una diferente cultura de la nuestra.

martes, 1 de mayo de 2007

Meditacion del P. General para Mayo de 2007

Meditación misionera mayo de 2007

La Fe y la Justicia Social

“Deberían crearse garantías y condiciones de comercio favorables para los países pobres, incluyendo, sobre todo, un amplio e incondicional acceso a los mercados.”

“Se debería disponer rápidamente, de una total e incondicional condonación de la deuda externa de los países pobres altamente endeudados y menos desarrollados.”

Tales frases son típicas de algunas Organizaciones no Gubernamentales (ONG) y grupos de acción. Estamos acostumbrándonos, y con el tiempo es posible que las percibamos, incluso como un poco exageradas, hechas con el fin de llamar la atención. No obstante, recientemente fui profundamente golpeado, no por el contenido de estas citas, sino por el hecho de encontrarlas en una carta de Benedicto XVI a Ángela Merkel, Canciller alemana y actual Presidente de la Unión Europea, con ocasión de la cumbre del G8 de junio. El Papa le solicita también poner al África “en la primera fila del orden del día político internacional.”

¿Será que, por afirmaciones de este tipo, el comportamiento de la Iglesia puede asimilarse al de otra ONG? ¿Es que se mezcla indebidamente en actividades políticas y sociales? ¡Alguien podría también decir que el Papa se pronuncia por la izquierda en el panorama político! No es la primera vez que se hacen tales llamados, escritos por su mano o por la de sus antecesores. ¿Dónde esperaríamos encontrar la siguiente declaración?

“Menos de la mitad de las inmensas sumas globalmente destinadas a armamentos sería más que suficiente para que el inmenso ejército de los pobres fuera sustraído de la indigencia... La conciencia humana es interpelada. Para los pueblos que viven bajo el umbral de pobreza, es más debido a situaciones, que dependen de las relaciones internacionales políticas, comerciales y culturales, que debido a circunstancias incontroladas; nuestro común compromiso con la verdad puede y debe dar nuevas esperanzas”.

Esta es una cita extraída de la Exhortación post sinodal “Sacramentum Caritatis” sobre la Eucaristía.

Una vez más, debemos tomar conciencia que la fe está en relación con el mundo que la rodea. No es un asunto privado, individual. Alguien podría objetar que la oración tiene una dimensión íntima y mística. Por otra parte, misticismo literalmente significa “cerrar los ojos de alguien”. Eugenio de Mazenod habla de este tipo de experiencias íntimas en sus escritos, especialmente ante la Eucaristía o durante las celebraciones, por ejemplo cuando menciona las lágrimas derramadas un Viernes santo de hace 200 años. Pero la oración y la liturgia no se limitan a eso; al contrario, estas abren en gran parte las puertas de nuestro corazón, de nuestras casas, ¿por qué no de nuestros mercados? “un incondicional acceso a los mercados, debería crearse y ser garantizado”, se dice más arriba.

Sacramentum Caritatis define claramente la conexión entre la Eucaristía y el mundo, cuando retoma las palabras de Jesús: “Denle ustedes mismos de comer” (Mt 14, 16). Cada uno nosotros con Jesús debe seguramente ser pan hecho pedazos para la vida del mundo. “Dirijo pues una llamada a todos los fieles para que sean realmente artesanos de la paz y la justicia: el que participa en la Eucaristía debe en efecto comprometerse a construir la paz en nuestro mundo caracterizado por muchas violencias y guerras, y hoy de manera especial, por el terrorismo, la corrupción económica y la explotación sexual”.

Puesto que en esta reflexión del mes ya utilicé numerosas citas, termino con otra, esta vez la del p. Gabriel Nissim, O.P., que trabaja en el Concejo Europeo para los Derechos Humanos, de Estrasburgo. Recientemente lo escuché a una conferencia dada en Roma, donde nos invitó a reflexionar sobre esto:

“A menudo, hoy escuchamos decir a la gente que aun cuando los derechos humanos por supuesto deben defenderse y la preocupación por la justicia y la paz no deben descuidarse, finalmente nuestra misión específica como Cristianos es la responsabilidad de evangelizar. Y ello, en el sentido de nuestra conversación, sería un error de perspectiva. Evangelizar, no es sino anunciar a Cristo. Es justo sobre todo seguir a Cristo. Es anunciar la buena noticia como el propio Cristo lo hizo. ¿En qué y cómo el servicio de la dignidad humana es una parte integral de la consecuencia de Cristo, la misión y la evangelización? ¿Estaría solamente en el anuncio a los hombres y a las mujeres quienes son Hijos de Dios? ¿Es posible hacer tal anuncio, sin dar prueba con hechos de lo que ésta calidad de hijos de Dios implica, en términos de respeto de la dignidad de cada uno y de todos? ... Si el objetivo de Dios es que la dignidad de sus criaturas y el respeto de sus hijos estén defendidos y promovidos con todos los medios, es nuestra tarea entonces la de anunciarla con la misma actitud en consideración suya”.Página web de los OMI

miércoles, 25 de abril de 2007

Proyecto de pastoral juvenil de los Misioneros Oblatos

PROYECTO DE PASTORAL VOCACIONAL OBLATA

1. Introducción

La Pastoral Vocacional es la específica actividad de la Comunidad eclesial por la que, en íntima unión con la pastoral general, se compromete en la tarea de suscitar, acoger, acompañar y proporcionar la adecuada formación a las vocaciones.
Por medio de esta actividad debemos crear las condiciones para que cada cristiano pueda optar, con madurez y libertad, por la forma específica de seguimiento de Jesús a través del carisma oblato, según la voluntad de Dios sobre su vida. No debemos olvidar que la Pastoral Vocacional es una prioridad de nuestra Provincia.

2. Objetivo General

1. Proponer la imagen clara, completa y realista del carisma oblato, e invitar a su seguimiento.
“Compartiendo con todos los cristianos una misma vocación bautismal, estamos convencidos también de que Dios nos llama a la vocación específica nuestra, como hijos de Eugenio de Mazenod." (TECA 28).


3. Objetivos Específicos

1. Provocar un decidido interés por la vocación oblata en todos los sectores del Pueblo de Dios con quienes nos relacionamos, principalmente a través de la acción apostólica.
“Las familias cristianas, los grupos juveniles, las comunidades cristianas, parroquiales u otras, constituyen ambientes favorables para el desarrollo de las vocaciones. Ahí descubren muchos jóvenes la persona de Jesús y experimentan el atractivo de su mensaje”.(C 53)

2. Suscitar en todos los oblatos la conciencia de su responsabilidad respecto de las vocaciones y estimularlos al compromiso en la Pastoral Vocacional, según las posibilidades de cada uno y en el marco de misión en que están trabajando.
“Hemos de ser conscientes de que por el gozo y la generosidad de nuestras vidas, otros son invitados a responder a este llamamiento”. (C.52). El apostolado en favor de las vocaciones concierne a todos los Oblatos, individualmente y como grupo.(R 53a)

3. Potenciar una pastoral juvenil que incluya la dimensión vocacional y que, mediante un proceso de discernimiento, promueva la opción por el estilo de vida oblata.
“Los jóvenes de hoy tienen derecho a oír, entre otras, la llamada a ser Misioneros Oblatos”. (cfr. TECA 29)


4. Cuidar y acompañar a las personas y grupos que desean vivir la experiencia de la vida oblata, ayudándolos a responder conscientemente a la llamada de Dios.

5. Llevar a cabo un discernimiento vocacional serio con los posibles candidatos.

4. Acciones Concretas

1. Rezar y hacer rezar por las vocaciones. Reforzar la oración mensual por las vocaciones oblatas el 21 de cada mes.

2. Presentar y hacer partícipe a todo el Pueblo de Dios, nuestro carisma oblato. Se puede hacer en los momentos especiales de nuestra vida oblata: 25 de Enero, 17 de Febrero, 21 y 29 de Mayo, 8 de Diciembre, ordenaciones... Ofrecer un material para llevar a cabo esta animación en las comunidades.

3.- Disponibilidad del animador vocacional para ofrecer a los oblatos materiales y propuestas concretas, para animar el trabajo con los jóvenes que se mueven en sus obras, para que conozcan el carisma oblato.

4.- Realizar una convivencia anual para dar a conocer y motivar la experiencia de encuentro con Jesucristo Salvador que tuvo San Eugenio e iluminar el camino vocacional del joven de hoy.

5.- Favorecer el discernimiento vocacional personalizado con un encuentro vocacional anual que ayude a realizar un proyecto de vida cristiana entre los jóvenes.

6.- Con los llamados a la vida religiosa oblata ofrecer un itinerario de seguimiento personal por parte de un oblato, para un recto discernimiento de su vocación. Este ministerio es tarea de todos y cada uno de los oblatos.

7.- Comunicación y formación de la Pastoral Vocacional a través del medio Nosotros OMI.

martes, 24 de abril de 2007

Nadie las arrebatará de mi mano

Nadie las arrebatará de mi mano.


No olvidemos que este cuarto domingo de Pascua es el domingo del Buen Pastor. Jesús nos dice que estamos en las manos de Dios y que nadie puede cuidarnos con más ternura y solicitud que Él. Esta es una verdad consoladora para todos los que creemos en la bondad de un Padre misericordioso y atento a nuestros desvelos y necesidades.

En algunos momentos, la vida puede llegar a ser muy dura para cualquiera de nosotros: las enfermedades, los problemas familiares y sociales, el paro, la violencia y el terrorismo, la inmigración masiva y descontrolada, etc., pueden envolvernos y zarandearnos con violencia y desconcierto en más de una ocasión.

Parece que se nos hunde el suelo y que vamos a caer al vacío. La certeza de que a nuestro lado, llevándonos de la mano, está un Padre –Buen Pastor que nos protegerá y nos librará de todos los peligros, es una certeza evidentemente consoladora.

No nos va a librar de las dificultades, pero nos va a dar fuerza para vencerlas. La vida va a seguir siendo dura, pero nosotros vamos a estar sostenidos y animados por un Espíritu que nos da fortaleza y sostiene nuestro esfuerzo.

Es el Espíritu de Jesús de Nazaret que nos sostiene con las manos del Padre y no va a permitir que nada ni nadie nos arrebate de su mano. Estamos en buenas manos y podemos descansar vigilantes y tranquilos.

LECTURAS DEL DOMINGO IV DE PASCUA





las bellas manos que cortaban las flores del huerto han desaparecido
ya hace tiempo. hoy solo quedan en la casa un hombre y un niño. El niño
anda solo por el jardin, por la calle, por el patio. Desde que murio la
madre nadie se preocupa del
niño. Desde que murio la madre el padre se encierra con extraños en la casa y se oyen discusiones, incluso gritos. el niño se asusta, y el padre lo mira desde el otro extremo de la mesa pero no le dice nada.


Azorin, escritor de gran renombre



En aquellos días, Pablo y Bernabé desde Perge siguieron hasta Antioquía de Pisidia; el sábado entraron en la sinagoga y tomaron asiento.


Muchos judíos y prosélitos practicantes se fueron con Pablo y Bernabé, que siguieron hablando con ellos, exhortándolos a ser fieles a la gracia de Dios. El sábado siguiente casi toda la ciudad acudió a oír la Palabra de Dios. Al ver el gentío, a los judíos les dio mucha envidia y respondían con insultos a las palabras de Pablo. Entonces Pablo y Bernabé dijeron sin contemplaciones:


-- Teníamos que anunciaros primero a vosotros la Palabra de Dios; pero como la rechazáis y nos os consideráis dignos de la vida eterna, sabed que nos dedicamos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: “Yo te haré luz de los gentiles, para que lleves la salvación hasta el extremo de la tierra."


Cuando los gentiles oyeron esto, se alegraron mucho y alababan la Palabra del Señor; y los que estaban destinados a la vida eterna, creyeron. La Palabra del Señor se iba difundiendo por toda la región. Pero los judíos incitaron a las señoras distinguidas y devotas y a los principales de la ciudad, provocando una persecución contra Pablo y Bernabé y los expulsaron del territorio. Ellos sacudieron el polvo de los pies, como protesta contra la ciudad y se fueron a Iconio. Los discípulos quedaron llenos de alegría y de Espíritu Santo.


Palabra de Dios



LECTURA DEL LIBRO DEL APOCALIPSIS 7, 9.14b-17


Yo Juan, vi una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, razas, pueblos y lenguas, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y uno de los ancianos me dijo:


-- Estos son los que vienen de la gran tribulación, han lavado y blanqueado sus manos en la sangre del Cordero. Por eso están ante el trono de Dios dándole culto día y noche en su templo. El que se sienta en el trono acampará entre ellos. Ya no pasaran hambre ni sed, si les hará daño el sol ni el bochorno. Porque el Cordero que está delante del trono será su pastor, y los conducirá hacia fuentes de aguas vivas. Y Dios enjugará las lágrimas de sus ojos.


Palabra de Dios



LECTURA DEL SANTO EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 10, 27-30


En aquel tiempo, dijo Jesús:


-- Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre, que me las ha dado, supera a todos y nadie puede arrebatarlas de la mano de mi Padre. Yo y el Padre somos uno.


Palabra del Señor

jueves, 22 de marzo de 2007

HISTORIA DE LA PROVINCIA POR ENTREGAS

Queridos hermanos oblatos:



Allá por el año 1953, el Provincial, P. Álvaro Vega, comenzó a enviar una comunicación a la Provincia de España llamada “Noticiario Provincial”. Este boletín se mantuvo con este nombre hasta 1967 durante los provincialatos de los PP. Vega (1953-59), Acacio Valbuena (1959-65) y Basilio Leal (1965-1967), si mis datos no me fallan. Al iniciar el provincialato el P. Ramón Pardo (1967-73), el boletín pasó a llamarse “Nuestra Provincia” y se mantuvo con este nombre hasta el provincialato del P. Paco Martín (1973-76). Durante éste, el boletín volvió a cambiar de nombre. Hasta entonces eran los mismos provinciales quienes se ocupaban de redactar esta comunicación y, a partir de 1974, se le encomendó la edición de este boletín al P. Fermín del Blanco. Fue entonces cuando pasó a llamarse “ Nosotros OMI”. Cuando el P. Fermín fue destinado a Chile, se le encomendó al P. Ernesto del Blanco que continuara su labor. Y así continúa en este momento con la ayuda de un comité formado por el mismo P. Ernesto y los PP. Aladino Garmón, Octavio Vega y un servidor.



Por tanto, es la historia de los últimos más de cincuenta años la que ha quedado impresa en estos boletines. Por desgracia no hemos podido encontrar copia de todos los números, aunque sí de la mayoría.



Como el papel es un material caduco he pensado, en esta era de la tecnología punta, digitalizar todos los números existentes y grabarlos en un CD que estará en los próximos meses a vuestra disposición. Debo agradecer la colaboración que están prestando los PP. Joaquín Martínez, Ernesto del Blanco y Antonio Nuño en la búsqueda de los boletines. También agradezco mucho al P. Chema González su ayuda para escanear los boletines.



Además de esta idea de digitalizar y grabar los diferentes boletines en un Cd, hemos pensado que, con motivo del 125 aniversario de la Provincia, puede ser interesante hacer unas entregas semanales de números de los diferentes boletines provinciales que se han publicado en nuestra Provincia, especialmente de los más antiguos. Se trataría de publicar la historia de la Provincia en estos últimos cincuenta años en fascículos, como hacen hoy con enciclopedias, diccionarios, colecciones, etc. Pienso que tenemos una historia hermosa, no exenta de luces y sombras, que es un regalo por el que debemos dar muchas gracias a Dios. Pensando en los más jóvenes, creo que debemos hacer todo lo posible por recuperar la memoria de nuestra Provincia para saber cómo hemos llegado a ser lo que hoy somos.



Por todo ello y durante los meses que nos quedan hasta concluir nuestro año jubilar, el 8 de diciembre de 2007, voy a enviaros semanalmente por correo electrónico varios boletines, tratando de hacerlo con un cierto orden. Por ejemplo, hacer en una o dos entregas todos los publicados durante un determinado provincialato. Espero que esta iniciativa sea de vuestro agrado y nos ayude a amar más intensamente a ésta nuestra Provincia madre.



Para no saturar todas las direcciones personales de correo del personal actual de la Provincia, había pensado enviarlo sólo a las direcciones de las comunidades. Para todos los demás oblatos españoles que se hallan laborando fuera de la Provincia y a los que, por supuesto, se dirige también esta iniciativa, sí les enviaría a sus direcciones personales este correo. Si alguien quisiera ser dado de baja o de alta entre los destinatarios a recibir este correo, por favor me lo comunicáis. Este correo llevará por nombre “La Historia de la Provincia Española en fascículos”. Lo digo para que alguno no lo vaya a echar a la papelera de reciclaje, involuntariamente por supuesto. Comenzará su andadura esta semana que hemos comenzado.



Y para rematar todo lo relacionado con este aniversario de la Provincia y de nuestra llegada a España, por favor os ruego que toméis nota de las fechas de los diferentes eventos. Algunos de ellos han sufrido modificación. A todos ellos estáis invitados, no sólo los miembros actuales de la Provincia, sino también, todos los misioneros oblatos españoles presentes en tantos lugares de misión.



Ø Peregrinación a los orígenes de la Provincia española (El Soto – Urnieta – Hernani – Las Arenas): del lunes 9 (por la tarde) al 12 de abril.

Ø Retiro Provincial predicado por el P. Pablo Archiati (2º Asist. Gral.): del 25 al 30 de junio en Pozuelo de Alarcón.

Ø Peregrinación de oblatos, familiares y laicos a Lourdes, Aix y Marsella: del martes 3 al sábado 7.

Ø Congreso Misioneros para oblatos y laicos oblatos: del 30 de agosto al 1 de septiembre en Pozuelo de Alarcón.

Ø Posible ordenación sacerdotal en Jaén: 2 de septiembre.

Ø Eucaristía de Acción de Gracias presidida por el P. Guillermo Steckling, Sup. Gral.: el 24 de noviembre a las 13 horas en la Casa Provincial.



De los programas de los diferentes eventos recibiréis próximamente más noticias. No quiero atosigaros más en este santo domingo primero de cuaresma. ¡Feliz semana a todos!



Unidos en Cristo y María Inmaculada,



P. Fernando de la Paz, omi

Superior Provincial

martes, 20 de febrero de 2007

Reunion de la CEM

Cada dos años, la CEM (Comision europea para la misión), realiza lo que podemos considerar como un congreso. En el participan los diferentes delegados de toda Europa así como algun invitado especial, como por ejemplo un representante de la Administracion General, VISITADOR PARA EUROPA, un provincial delegado para Europa, el delegado de pastoral juvenil y cualquier otro delegado que tenga algo que aportar o que sugerir.
El congreso tendrá como objetivo: el compartir experiencias en el ambito de la pastoral europea, así como dar pautas de comportamiento y reflexionar sobre los diferentes retos y desafios que nos presenta el trabajo misionero en un contexto de secularización dentro del continente.
Son varios los congresos realizados hasta el momento y todos ellos dejan un buen sabor de boca entre los delegados de derecho, así como en quienes participan como observadores o simplemente quienes participan aportando sus experiencias...
La tematica del congreso es propuesta por los delegados de la CEM a la Administracion General y esta acepta la propuesta. Se intenta dar un cariz tambien de conocimiento de experiencias concretas que se estan llevando a cabo en cada uno de los paises en los que se realiza el congreso así como experiencias que el mismo país puede aportar de los miembros más comprometidos en relacion a la tematica que se presenta en el mismo.
Unido a la experiencia fuerte sobre el tema tratado que consiste en una visita guiada por dicha experiencia, se suma la presencia de un relator o persona versada en la tematica propuesta que sería un poco la que diera una iluminación al congreso. Los puntos que ella exponga serán tambien objeto de estudio por todos los participantes.

Dicho esto, hay que hacer notar que el proximo congreso que va a realizar la CEM va a ser en ESPAÑA, y el tema del mismo sería

FAMILIA ESPERANZA DE LA IGLESIA EN UN AMBIENTE SECULARIZADO EUROPEO. LA FAMILIA OBLATA CON LAS FAMILIAS.Pretende dicho lema abarcar una preocupación sentida por todos los oblatos de las diferentes unidades de la Región de Europa. Se pretende tambien dar a conocer todos los pasos que se estan llevando a cabo para ser mas operativos en nuestras respectivas provincias y misiones sobre el tema, y tambien dar a conocer alguna experiencia que destaque por su importancia dentro de la provincia anfitriona.
El lugar será en POZUELO DE ALARCÓN (MADRID) Y LOS DÍAS SERAN DEL 11 AL 17 DE JUNIO DE 2007.

Tendrá como ponente experto en la materia al VICEPRESIDENTE DEL FORO DE LA FAMILIA Y TAMBIEN CONTAREMOS CON LA PRESENCIA DE UN OBLATO SENSIBILIZADO ANTE EL PROBLEMA DE LA PASTORAL FAMILIAR EN LA PROVINCIA.

Contaremos con todos aquellos que se interesen por el tema, asi como personas que quieran participar aportando alguna experiencia sobre el valor de la familia. Por ejmplo familias de laicos en contacto con los OMI que tengan una experiencia que compartir a la vez enriquecedora... estamos convencidos que como siempre será un congreso que dara unos frutos mas alla de los esperados , como ocurre casi siempre en estos eventos....
Hasta encontrarnos en el mismo.

viernes, 2 de febrero de 2007

Carta del Padre General para el mes de Febrero

Queridos hermanos Oblatos, asociados y amigos,
El 17 de febrero del año pasado, la Congregación
miraba con orgullo los ciento ochenta años de
nuestra historia como Misioneros Oblatos de María
Inmaculada. La aprobación concedida por León
XIII venía después de diez años de predicación de
misiones y de vida común de este grupo de
entusiastas misioneros, altamente motivados a…
“intentarlo todo para dilatar el reino de Cristo, destruir
el imperio del Mal”... (Prólogo de nuestras
Constituciones). Eso añade diez años a nuestra historia.
Desde hace ciento noventa años que ésta se prolonga.
En vista de ello, varios Oblatos, Padres, Hermanos
y otros amigos reunidos en torno a San Eugenio,
celebrarán este año el segundo centenario de otro
acontecimiento, ya que fue probablemente el Viernes
Santo de 1807 que San Eugenio vivió ese encuentro
especial con Cristo crucificado que cambió su vida.
En realidad, fue eso lo que hizo de él un Oblato. Lo
que podemos celebrar en 2007 no es un aniversario
de la Congregación, sino más bien el aniversario de
nuestro carisma, el aniversario del don espiritual
que nos hace vivir, un aniversario de nuestra
espiritualidad oblata.
La cruz contemplada ese Viernes Santo suscitó en
el joven Eugenio, de veinticuatro años, la toma de
conciencia de su alejamiento de Dios. “Busqué, esta
felicidad, fuera de Dios, y para mi desdicha por
demasiado tiempo…” - escribe durante un retiro,
algunos años más tarde (1814). En este vacío,
encuentra a alguien que lo ama sin medida. Así, sus
pecados se disuelven en las lágrimas causadas por
el abrazo de Cristo, y esta experiencia lo marca para
el resto de su vida: “¿Puedo olvidar estas lágrimas
amargas que la visión de la Cruz hizo que mis
ojos derraman un Viernes Santo?” “Feliz, mil
de veces feliz que haya tenido, a este buen Padre,
a pesar de mi indignidad, que derramó sobre
mi toda la riqueza de sus misericordias.” Esta
experiencia no se limita sólo a su vida interior: “A
menos que repare el tiempo perdido redoblando
mi amor por él.” Poco tiempo después, Eugenio
quiso compartir esta experiencia de la misericordia
con otros y este celo por las almas va finalmente a
dar nacimiento a los Oblatos.
El nombre “Oblatos”, designa personas listas para
darse a sí mismos por amor a Dios. El Espíritu de
Dios concedió a San Eugenio y a sus hijos ser
conquistados por el misterio de la salvación asumido
por la Cruz y el celo de proclamarlo a los más pobres.
Nuestra espiritualidad se centra pues en la salvación
que nos proporciona Cristo; puede llamarse
“salvatoriana”. Con esta orientación espiritual fue
aprobada nuestra Congregación en 1826.
El 17 de febrero celebramos que la Iglesia nos haya
reconocido. Esta gracia nos pide cavar más
profundamente en el misterio de la salvación,
poniéndolo aún más en el centro de nuestra vida,
como estuvo en el centro de la vida de Eugenio.
¿Pero, cómo ir más a fondo en nuestra espiritualidad
salvatoriana? Déjenme mencionar tres direcciones.
a) Aquel que es inspirado por San Eugenio
no tiene miedo a la cruz. Como Oblatos
miraremos abiertamente a Cristo sufriente
y crucificado. Eso no se hace observando
imágenes o películas, sino más bien leyendo
las Escrituras, comunicándose con la
presencia del Cristo en los sacramentos y
462/2 febrero 2007
observando la cara de nuestros hermanos y
hermanas más pobres.
b) Esta clase de encuentro con Cristo nos
llevará, como a San Eugenio, a llorar por
nuestros pecados. A veces los
reconocemos, pero demasiado a menudo
los tratamos con liviandad, más que llorar y
estar tristes y desesperados. Para mí, eso
no significa culpabilizarme sino reconocer
cómo mis acciones o mis omisiones
contribuyen a la miseria de los otros. Tengo
que aceptarme tal como soy, con mis dones y
mis defectos, e intentar seguir mejor a Cristo.
c) Un tercer aspecto de esta espiritualidad
salvatoriana es la misión. Quién ha
descubierto que Dios salva, que nos
perdonara y nos reviste con un nuevo
vestido deseara compartir esta alegría, para
que los otros hagan la misma experiencia.
Nos convertimos en “corredentores”, como
San Eugenio lo afirmó.
Hubiéramos podido llamarnos “Salvatorianos”, pero
el 17 de febrero de 1826, los Oblatos de San Carlos
que éramos, recibimos un nuevo nombre, el de
Oblatos de María Inmaculada. Este nombre, leído
en una perspectiva salvatoriana, confiere una nueva
profundidad a nuestra espiritualidad, ya que María,
más que cualquiera, nos revela la plenitud a la cual
la salvación puede conducir, a un ser humano.
La santidad elevada a su cima en María “sin
mancha, ni arruga, ni nada de similar” (Ef.5,27)
nos dice que es posible superar la falta y el pecado,
la miseria y la muerte. Un Misionero Oblato o un
Asociado, encontrándose con el Salvador como
Eugenio lo encontró el Viernes Santo, no dudará
que todo pueda cambiar. Así pues, estos misioneros
no viven sólo una salvación a la mitad, sino la
santidad, para ellos mismos y para otros en especial
para los más abandonados. María Inmaculada nos
muestra que la plenitud de la salvación es posible.
María Inmaculada completa perfectamente nuestro
nombre: como Oblatos, nos ofrecemos a Dios por
Cristo, y en este camino de ofrenda, estamos
animados por la santidad luminosa de María. Ella
nos guiará, y con nosotros a muchos otros, a un
encuentro cada vez más profundo con Aquel que solo
puede salvar, Cristo crucificado, aquél que Eugenio
encontró un Viernes Santo, hace doscientos años.
Guillermo Steckling, omi
Superior general

domingo, 7 de enero de 2007

Carta a los magos de oriente

Desde que ha empezado el tiempo de Adviento, he pensado en ustedes, y en la carta que habría de escribirles para pedirles, como lo hice cuando era niño, algunos regalos. Pero el tiempo se ha pasado tan rápido, entre posadas, la Fiesta de Navidad, Fin de año, Fiesta de Nuestra Santísima Madre… que es hasta este momento en la víspera de su venida que les escribo mi carta. De todas maneras tengo la confianza que les llegará a tiempo porque le pediré a mi Ángel de la Guarda que se las haga llegar en forma prioritaria.

Les pido, con humildad que me compartan:

La sencillez para saber distinguir en los signos de los tiempos la presencia de la Buena Noticia, para saber observar desde la fe todas la realidades tanto de la tierra como del cielo.

Que puedan compartir conmigo la docilidad a las divinas inspiraciones del alma, y seguir el camino que me marque la estrella. A ustedes los ha guiado una estrella en el cielo, para mi esa estrella que me lleva a Jesús es María, por eso pido tener esa docilidad de ustedes para saber descubrirla en todo momento, para no perder el rumbo que conduce al Salvador de todas las naciones, al Rey de todos los Pueblos.

Valentía para hacerme al camino, para saber dejarlo todo y lanzarme a la aventura de un camino, a desinstalarme con frecuencia para vivir de la fe y no de la seguridad de mis reinos, de mis posesiones. Confiar que, dejando todo, es la única forma de encontrar El Todo.

Obediencia a las guías que tengo en el camino, obediencia a lo que se cree, a lo que se espera, a lo que se ama. Obediencia humilde a las inspiraciones y a los ángeles, especialmente a mi Ángel de la Guarda, para que no pierda el camino, y tenga la alegría de que todo se me ha dado como regalo, confiando y dependiendo totalmente en Aquel que me ha llamado a un encuentro.

Alegría de un encuentro, del encuentro que más se desea: encontrarse con Dios, por eso ese encuentro es una Celebración. Porque es el encuentro de la criatura con su Creador, alegría de encuentro porque es la manifestación de Dios hecho hombre como Dios, como Rey, y como hombre. Quiero, tener esa alegría de encuentro que para mi se realiza en cada Eucaristía, en cada sacramento, en cada encuentro con el más necesitado. Alegría de encuentro, que es una gran celebración, porque cuando el encuentro esta tocado por el amor solo puede ser celebrativo, y toda nuestra vida es encuentro y toda nuestra vida es celebración si lo vivimos en la dimensión del amor.

Abusando de su generosidad, pido la paciencia para seguir en el camino, para que el cansancio no me haga desistir, para que las dificultades no resten el ánimo, para que los obstáculos del camino solo sean oportunidades de crecimiento, que sean retos que me permitan crecer como persona, como cristiano, como discípulo del Maestro.

Intenciones por las que proponemos rezar durante todo este año

Intenciones del Santo Padre y la CEE para el año 2007

Enero

Intención papal general:


Que en estos tiempos tristemente marcados por tanta violencia, los Pastores de la Iglesia sigan inculcando en el corazón de todos la vía de la paz y de la concordia entre los pueblos

Intención papal misional:


Que la Iglesia en África sea siempre testigo creíble de la Buena Nueva de Cristo, y promueva en cada nación el entendimiento y la paz

Intención de la CEE:


Para que los cristianos de todas las Iglesias y confesiones caminen juntos hacia la unidad en la fe y luchen por la justicia y la paz



Febrero

Intención papal general:

Que los bienes de la tierra, don de Dios para toda la humanidad, sean administrados sabiamente y con criterios de justicia y solidaridad

Intención papal misional:

Que los gobiernos de todas las Naciones colaboren con espíritu generoso y solidario en la lucha contra las enfermedades y grandes epidemias del Tercer Mundo

Intención de la CEE:


Para que todos presten su ayuda a la solución de los problemas del hambre y del subdesarrollo, causados en muchas ocasiones por la violencia y la guerra

Marzo

Intención papal general:

Que la Palabra de Dios sea cada vez más escuchada, contemplada, amada y vivida

Intención papal misional:

Que los responsables de las Iglesias Jóvenes pongan empeño en la formación de catequista, animadores de las comunidades y de todos aquellos laicos dedicados al servicio del Evangelio

Intención de la CEE:

Para que la Iglesia en España siga prestando a las Iglesias en Hispanoamérica su ayuda, tanto en personas como en recursos materiales


Abril
Intención papal general:

Que todos los cristianos, dejándose iluminar y guiar por el Espíritu Santo, respondan con fidelidad y entusiasmo a la llamada universal a la santidad

Intención papal misional:

Que aumente el número de las vocaciones sacerdotales y religiosas en Norteamérica y en los Países del Océano Pacífico, para responder adecuadamente a sus exigencias pastorales y misioneras

Intención de la CEE:

Para que todos los bautizados unan sus oraciones por el aumento de las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y consagrada
Mayo


Intención papal general:

Que los cristianos, a ejemplo de la Virgen María, atentos a los signos del Señor en su vida diaria, se dejen guiar por la Palabra de Dios

Intención papal misional:

Que en los Seminarios e institutos de vida consagrada de los países de Misión, haya suficientes formadores buenos y sabios

Intención de la CEE:

Para que todos los miembros del Pueblo de Dios sientan su corresponsabilidad en la vida de la Iglesia y por el mundo del trabajo

Junio


Intención papal general:

Que el Señor proteja a los marineros y a toda la gente de la mar

Intención papal misional:


Que la Iglesia del norte de África, con su presencia activa, dé testimonio del amor de Dios a cada persona y cada pueblo

Intención de la CEE:

Para que cuantos nos alimentamos con el Cuerpo eucarístico de Cristo correspondamos amando efectivamente a los demás como Él nos amó

Julio

Intención papal general:

Que todos los ciudadanos, individualmente y en grupo, puedan participar activamente en la vida social y política de su propio país

Intención papal misional:

Que, conscientes de nuestro deber misionero, los cristianos ayuden eficazmente a cuantos trabajan por la evangelización de los pueblos

Intención de la CEE:

Para que conductores y peatones sean conscientes de la propia responsabilidad en el tráfico de nuestras carreteras y calles

Agosto

Intención papal general:


Que cuantos atraviesan momentos de prueba y dificultad, encuentren en Cristo la luz y el apoyo que los conduzcan a descubrir la verdadera felicidad

Intención papal misional:


Que la Iglesia en China muestre una creciente cohesión interna y pueda manifestar la efectiva y visible comunión con el Sucesor de Pedro



Intención de la CEE:


Para que las vacaciones ayuden a que tengamos un descanso reparador, unas relaciones familiares más intensas y un reforzamiento de la vida espiritual


Septiembre

Intención papal general:


Que la asamblea ecuménica de Sibiu, en Rumania, contribuya a la unidad de todos los cristianos, por la que oró el Señor en la Ultima Cena

Intención papal misional:


Que mediante la gozosa unión con Cristo, los misioneros superen las dificultades de la vida diaria

Intención de la CEE:

Para que prestemos una acogida cristiana a los inmigrantes


Octubre

Intención papal general:

Que allá donde los cristianos sean minoría, tengan fuerza y valor para vivir su fe y perseverar en su testimonio

Intención papal misional:

Que la Jornada Misionera Mundial brinde la ocasión de que los bautizados adquieran una más profunda conciencia misionera

Intención de la CEE:

Para que los católicos españoles no olvidemos nuestra tradición evangelizadora y sigamos prestando a las misiones y los misioneros nuestra oración, nuestro apoyo y nuestra ayuda económica


Noviembre

Intención papal general:


Que los investigadores en medicina y los legisladores muestren un profundo respeto por la vida humana, desde su comienzo hasta su fin natural

Intención papal misional:


Que el espíritu de reconciliación y de paz aumente en Corea del Norte y del Sur

Intención de la CEE:


Para que la Iglesia diocesana sea reconocida por todos los católicos como la madre en la que han recibido y viven su fe y se sientan sus hijos colaborando con ella.


Diciembre

Intención papal general:


Que la sociedad atienda, con interés a los enfermos de SIDA, especialmente a los niños y a las madres, y que la Iglesia les haga sentir el amor del Señor

Intención papal misional:


Que la Encarnación del Hijo de Dios, celebrada solemnemente por la Iglesia en la Navidad, ayude a los pueblos de Asia a reconocer en Jesús al Enviado de Dios, único Salvador del mundo

Intención de la CEE:

Para que todos los hogares cristianos sean un ejemplo de Iglesia doméstica, de convivencia familiar y de defensa de la vida en todas sus etapas.


ORACIÓN<



OFRECIMIENTO DIARIO POR LA HUMANIDAD

Dios, Padre nuestro,
yo te ofrezco toda mi jornada,
mis oraciones, pensamientos, afectos y deseos,
palabras, obras, alegrías y sufrimientos,
en unión con tu Hijo Jesucristo,
que sigue ofreciéndose a Ti en la Eucaristía,
por la salvación del mundo.

Que el Espíritu Santo que guió a Jesús,
sea mi guía y mi fuerza en este día,
para que pueda ser testigo de tu amor.

Con María, la Madre del Señor y de la Iglesia,
te pido especialmente
por las intenciones del Papa
y de nuestros Obispos para este mes.

lunes, 1 de enero de 2007

Reflexiones hechas por nuestro Superior General

Meditacion misionera de Enero de 2007


Meditación misionera - enero de 2007

La paz: un don, una tarea

Cada año nuevo está precedido por un período de fiestas e intercambios de buenos deseos. Comienza después de un poco de descanso y aporta nuevas energías para recomenzar. Los aromas de Navidad están aún en el aire, cuando el 1º de enero, en la conclusión de la octava, la Iglesia celebra el Día Mundial de la Paz. La paz es un don de Navidad, y con el nuevo año, el mundo se pone a la espera de nuevo, por lo menos que finalicen las guerras. Quiere ser una señal que se desea la plenitud de la paz, lo que en sentido bíblico significa, una vida en armonía con Dios, el prójimo y la naturaleza. En esta pausa "entre dos años", revivimos este sueño; las celebraciones, así como los cortos momentos felices en que el don de la paz permanece en nosotros, parecen realizar nuestros deseos.

Es, sin embargo, inevitable que nos hagamos esta pregunta: ¿Hay nexo real entre nuestras celebraciones y los problemas de un mundo que no llega a encontrar la paz? ¿Las celebraciones pueden cambiar la realidad? ¿No es más bien verdadero, que la pobreza y la guerra pesan en gran parte sobre nuestras fiestas y sobrecargan nuestros corazones, mezclando la amargura a nuestras horas de descanso?

En el correo de Navidad, encontré un trozo muy bien escrito por un Oblato, misionero en un país cercano al suyo. Al principio de su sacerdocio, se enfrenta a la falta de paz. Es testigo de la pobreza cruel de un pueblo que sufre bajo un Presidente que no hace más que empeorar la situación. El joven sacerdote no tiene miedo de llamar las cosas por su nombre. Se enoja debido a la gente que por todas partes acaba pidiendo comida, cuidados, ayuda, debido a su impotencia ante esta situación.

Leámosle:

Aquí se puede encontrar realmente la miseria. Eso hace llenarse ira; pero si nos encontramos con los pobres, no podemos entrar en cólera... La gente piensa que somos ricos... tengo rabia conmigo mismo, ya que no traté [a una persona] con la dignidad que merecía... Estoy enojado conmigo, ya que como joven, quería cambiar el mundo, pero aquí se experimenta la impotencia que hace darse cuenta que el mundo es mucho más complejo y los sueños mueren... Estoy enrabiado, pues me percato que esta gente es pobre porque fueron tratados de una manera injusta por un Gobierno corrompido, guiado por un Presidente aún más corrompido... Estoy encolerizado con la gente, ya que parecen no quieren hacer nada para cambiar... Estoy enfurecido, ya que sé que Dios a quien sirvo, no quiere que el pueblo viva así.

¿Qué nos dice esto en los días festivos que acabamos de vivir? Una cosa queda clara: nuestras celebraciones serían falsas y vacías si no se apoyaran en la confrontación con el sufrimiento de la gente, o sí nos alejáramos de ella. El nacimiento de Cristo sería seguramente más suave si estuviera separado de su pasión y su cruz, y el don de la paz de Navidad jamás llegaría a ser nuestro si no lo confrontamos con la pobreza y a la violencia que persisten.

Al seguir la lectura, pude ver cómo este "choque de rabia" causado por la pobreza ha permitido a nuestro joven misionero atravesar una etapa; ¡le ha permitido reconocer de una manera más profunda lo que es y lo ha abierto a la gratitud, más bien que al enojo! Recibiendo una nueva obediencia, fue cómo pudo redimensionar lo ocurrido:

Dejo [ este lugar] como un pobre, ya que los pobres me lo enseñaron; mi conciencia fue tocada y para toda la vida. Me llevo conmigo las bonitas caras manchadas de estos niños mal alimentados, la suavidad de este hombre que recorrió cuarenta kilómetros para ser recibido en un hospital y escuchar que le decían que no había medicamentos, la sangre de este joven, que se está muriendo del SIDA, los llantos de esta madre con la carga de su trabajo y los sueños rotos de sus hijos.

Me voy como un rico, porque el vivir con los pobres me condujo a ver la cara de Dios y eso me ha marcado para la vida. Estoy agradecido, ya que Dios me dio el privilegio de vivir del otro lado, caminar por esta senda y, en parte, dar esperanza a aquellos a los amados de Dios: los pobres.

Quiera Dios que el nuevo año 2007 nos conduzca por un camino similar. Como hemos vivido, la paz interior no viene solamente a través de fiestas como Navidad, aunque tengamos necesidades para sobrevivir, y los que están en la pobreza tienen aún más necesidad. No obstante, un elemento indispensable para la paz interior y exterior es comprometerse con los que sufren, aunque eso nos conduzca paradójicamente a la ira. El mensaje del Santo Padre para el Día Mundial de la Paz 2007 repite esta necesidad de compromiso. Dice que "la paz es mas que un don es una tarea". ¡Un regalo de Navidad, es una tarea por todo el año!