This is default featured slide 1 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 2 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 3 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 4 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

This is default featured slide 5 title

Go to Blogger edit html and find these sentences.Now replace these sentences with your own descriptions.

domingo, 7 de enero de 2007

Carta a los magos de oriente

Desde que ha empezado el tiempo de Adviento, he pensado en ustedes, y en la carta que habría de escribirles para pedirles, como lo hice cuando era niño, algunos regalos. Pero el tiempo se ha pasado tan rápido, entre posadas, la Fiesta de Navidad, Fin de año, Fiesta de Nuestra Santísima Madre… que es hasta este momento en la víspera de su venida que les escribo mi carta. De todas maneras tengo la confianza que les llegará a tiempo porque le pediré a mi Ángel de la Guarda que se las haga llegar en forma prioritaria.

Les pido, con humildad que me compartan:

La sencillez para saber distinguir en los signos de los tiempos la presencia de la Buena Noticia, para saber observar desde la fe todas la realidades tanto de la tierra como del cielo.

Que puedan compartir conmigo la docilidad a las divinas inspiraciones del alma, y seguir el camino que me marque la estrella. A ustedes los ha guiado una estrella en el cielo, para mi esa estrella que me lleva a Jesús es María, por eso pido tener esa docilidad de ustedes para saber descubrirla en todo momento, para no perder el rumbo que conduce al Salvador de todas las naciones, al Rey de todos los Pueblos.

Valentía para hacerme al camino, para saber dejarlo todo y lanzarme a la aventura de un camino, a desinstalarme con frecuencia para vivir de la fe y no de la seguridad de mis reinos, de mis posesiones. Confiar que, dejando todo, es la única forma de encontrar El Todo.

Obediencia a las guías que tengo en el camino, obediencia a lo que se cree, a lo que se espera, a lo que se ama. Obediencia humilde a las inspiraciones y a los ángeles, especialmente a mi Ángel de la Guarda, para que no pierda el camino, y tenga la alegría de que todo se me ha dado como regalo, confiando y dependiendo totalmente en Aquel que me ha llamado a un encuentro.

Alegría de un encuentro, del encuentro que más se desea: encontrarse con Dios, por eso ese encuentro es una Celebración. Porque es el encuentro de la criatura con su Creador, alegría de encuentro porque es la manifestación de Dios hecho hombre como Dios, como Rey, y como hombre. Quiero, tener esa alegría de encuentro que para mi se realiza en cada Eucaristía, en cada sacramento, en cada encuentro con el más necesitado. Alegría de encuentro, que es una gran celebración, porque cuando el encuentro esta tocado por el amor solo puede ser celebrativo, y toda nuestra vida es encuentro y toda nuestra vida es celebración si lo vivimos en la dimensión del amor.

Abusando de su generosidad, pido la paciencia para seguir en el camino, para que el cansancio no me haga desistir, para que las dificultades no resten el ánimo, para que los obstáculos del camino solo sean oportunidades de crecimiento, que sean retos que me permitan crecer como persona, como cristiano, como discípulo del Maestro.

Intenciones por las que proponemos rezar durante todo este año

Intenciones del Santo Padre y la CEE para el año 2007

Enero

Intención papal general:


Que en estos tiempos tristemente marcados por tanta violencia, los Pastores de la Iglesia sigan inculcando en el corazón de todos la vía de la paz y de la concordia entre los pueblos

Intención papal misional:


Que la Iglesia en África sea siempre testigo creíble de la Buena Nueva de Cristo, y promueva en cada nación el entendimiento y la paz

Intención de la CEE:


Para que los cristianos de todas las Iglesias y confesiones caminen juntos hacia la unidad en la fe y luchen por la justicia y la paz



Febrero

Intención papal general:

Que los bienes de la tierra, don de Dios para toda la humanidad, sean administrados sabiamente y con criterios de justicia y solidaridad

Intención papal misional:

Que los gobiernos de todas las Naciones colaboren con espíritu generoso y solidario en la lucha contra las enfermedades y grandes epidemias del Tercer Mundo

Intención de la CEE:


Para que todos presten su ayuda a la solución de los problemas del hambre y del subdesarrollo, causados en muchas ocasiones por la violencia y la guerra

Marzo

Intención papal general:

Que la Palabra de Dios sea cada vez más escuchada, contemplada, amada y vivida

Intención papal misional:

Que los responsables de las Iglesias Jóvenes pongan empeño en la formación de catequista, animadores de las comunidades y de todos aquellos laicos dedicados al servicio del Evangelio

Intención de la CEE:

Para que la Iglesia en España siga prestando a las Iglesias en Hispanoamérica su ayuda, tanto en personas como en recursos materiales


Abril
Intención papal general:

Que todos los cristianos, dejándose iluminar y guiar por el Espíritu Santo, respondan con fidelidad y entusiasmo a la llamada universal a la santidad

Intención papal misional:

Que aumente el número de las vocaciones sacerdotales y religiosas en Norteamérica y en los Países del Océano Pacífico, para responder adecuadamente a sus exigencias pastorales y misioneras

Intención de la CEE:

Para que todos los bautizados unan sus oraciones por el aumento de las vocaciones a la vida sacerdotal, religiosa y consagrada
Mayo


Intención papal general:

Que los cristianos, a ejemplo de la Virgen María, atentos a los signos del Señor en su vida diaria, se dejen guiar por la Palabra de Dios

Intención papal misional:

Que en los Seminarios e institutos de vida consagrada de los países de Misión, haya suficientes formadores buenos y sabios

Intención de la CEE:

Para que todos los miembros del Pueblo de Dios sientan su corresponsabilidad en la vida de la Iglesia y por el mundo del trabajo

Junio


Intención papal general:

Que el Señor proteja a los marineros y a toda la gente de la mar

Intención papal misional:


Que la Iglesia del norte de África, con su presencia activa, dé testimonio del amor de Dios a cada persona y cada pueblo

Intención de la CEE:

Para que cuantos nos alimentamos con el Cuerpo eucarístico de Cristo correspondamos amando efectivamente a los demás como Él nos amó

Julio

Intención papal general:

Que todos los ciudadanos, individualmente y en grupo, puedan participar activamente en la vida social y política de su propio país

Intención papal misional:

Que, conscientes de nuestro deber misionero, los cristianos ayuden eficazmente a cuantos trabajan por la evangelización de los pueblos

Intención de la CEE:

Para que conductores y peatones sean conscientes de la propia responsabilidad en el tráfico de nuestras carreteras y calles

Agosto

Intención papal general:


Que cuantos atraviesan momentos de prueba y dificultad, encuentren en Cristo la luz y el apoyo que los conduzcan a descubrir la verdadera felicidad

Intención papal misional:


Que la Iglesia en China muestre una creciente cohesión interna y pueda manifestar la efectiva y visible comunión con el Sucesor de Pedro



Intención de la CEE:


Para que las vacaciones ayuden a que tengamos un descanso reparador, unas relaciones familiares más intensas y un reforzamiento de la vida espiritual


Septiembre

Intención papal general:


Que la asamblea ecuménica de Sibiu, en Rumania, contribuya a la unidad de todos los cristianos, por la que oró el Señor en la Ultima Cena

Intención papal misional:


Que mediante la gozosa unión con Cristo, los misioneros superen las dificultades de la vida diaria

Intención de la CEE:

Para que prestemos una acogida cristiana a los inmigrantes


Octubre

Intención papal general:

Que allá donde los cristianos sean minoría, tengan fuerza y valor para vivir su fe y perseverar en su testimonio

Intención papal misional:

Que la Jornada Misionera Mundial brinde la ocasión de que los bautizados adquieran una más profunda conciencia misionera

Intención de la CEE:

Para que los católicos españoles no olvidemos nuestra tradición evangelizadora y sigamos prestando a las misiones y los misioneros nuestra oración, nuestro apoyo y nuestra ayuda económica


Noviembre

Intención papal general:


Que los investigadores en medicina y los legisladores muestren un profundo respeto por la vida humana, desde su comienzo hasta su fin natural

Intención papal misional:


Que el espíritu de reconciliación y de paz aumente en Corea del Norte y del Sur

Intención de la CEE:


Para que la Iglesia diocesana sea reconocida por todos los católicos como la madre en la que han recibido y viven su fe y se sientan sus hijos colaborando con ella.


Diciembre

Intención papal general:


Que la sociedad atienda, con interés a los enfermos de SIDA, especialmente a los niños y a las madres, y que la Iglesia les haga sentir el amor del Señor

Intención papal misional:


Que la Encarnación del Hijo de Dios, celebrada solemnemente por la Iglesia en la Navidad, ayude a los pueblos de Asia a reconocer en Jesús al Enviado de Dios, único Salvador del mundo

Intención de la CEE:

Para que todos los hogares cristianos sean un ejemplo de Iglesia doméstica, de convivencia familiar y de defensa de la vida en todas sus etapas.


ORACIÓN<



OFRECIMIENTO DIARIO POR LA HUMANIDAD

Dios, Padre nuestro,
yo te ofrezco toda mi jornada,
mis oraciones, pensamientos, afectos y deseos,
palabras, obras, alegrías y sufrimientos,
en unión con tu Hijo Jesucristo,
que sigue ofreciéndose a Ti en la Eucaristía,
por la salvación del mundo.

Que el Espíritu Santo que guió a Jesús,
sea mi guía y mi fuerza en este día,
para que pueda ser testigo de tu amor.

Con María, la Madre del Señor y de la Iglesia,
te pido especialmente
por las intenciones del Papa
y de nuestros Obispos para este mes.

lunes, 1 de enero de 2007

Reflexiones hechas por nuestro Superior General

Meditacion misionera de Enero de 2007


Meditación misionera - enero de 2007

La paz: un don, una tarea

Cada año nuevo está precedido por un período de fiestas e intercambios de buenos deseos. Comienza después de un poco de descanso y aporta nuevas energías para recomenzar. Los aromas de Navidad están aún en el aire, cuando el 1º de enero, en la conclusión de la octava, la Iglesia celebra el Día Mundial de la Paz. La paz es un don de Navidad, y con el nuevo año, el mundo se pone a la espera de nuevo, por lo menos que finalicen las guerras. Quiere ser una señal que se desea la plenitud de la paz, lo que en sentido bíblico significa, una vida en armonía con Dios, el prójimo y la naturaleza. En esta pausa "entre dos años", revivimos este sueño; las celebraciones, así como los cortos momentos felices en que el don de la paz permanece en nosotros, parecen realizar nuestros deseos.

Es, sin embargo, inevitable que nos hagamos esta pregunta: ¿Hay nexo real entre nuestras celebraciones y los problemas de un mundo que no llega a encontrar la paz? ¿Las celebraciones pueden cambiar la realidad? ¿No es más bien verdadero, que la pobreza y la guerra pesan en gran parte sobre nuestras fiestas y sobrecargan nuestros corazones, mezclando la amargura a nuestras horas de descanso?

En el correo de Navidad, encontré un trozo muy bien escrito por un Oblato, misionero en un país cercano al suyo. Al principio de su sacerdocio, se enfrenta a la falta de paz. Es testigo de la pobreza cruel de un pueblo que sufre bajo un Presidente que no hace más que empeorar la situación. El joven sacerdote no tiene miedo de llamar las cosas por su nombre. Se enoja debido a la gente que por todas partes acaba pidiendo comida, cuidados, ayuda, debido a su impotencia ante esta situación.

Leámosle:

Aquí se puede encontrar realmente la miseria. Eso hace llenarse ira; pero si nos encontramos con los pobres, no podemos entrar en cólera... La gente piensa que somos ricos... tengo rabia conmigo mismo, ya que no traté [a una persona] con la dignidad que merecía... Estoy enojado conmigo, ya que como joven, quería cambiar el mundo, pero aquí se experimenta la impotencia que hace darse cuenta que el mundo es mucho más complejo y los sueños mueren... Estoy enrabiado, pues me percato que esta gente es pobre porque fueron tratados de una manera injusta por un Gobierno corrompido, guiado por un Presidente aún más corrompido... Estoy encolerizado con la gente, ya que parecen no quieren hacer nada para cambiar... Estoy enfurecido, ya que sé que Dios a quien sirvo, no quiere que el pueblo viva así.

¿Qué nos dice esto en los días festivos que acabamos de vivir? Una cosa queda clara: nuestras celebraciones serían falsas y vacías si no se apoyaran en la confrontación con el sufrimiento de la gente, o sí nos alejáramos de ella. El nacimiento de Cristo sería seguramente más suave si estuviera separado de su pasión y su cruz, y el don de la paz de Navidad jamás llegaría a ser nuestro si no lo confrontamos con la pobreza y a la violencia que persisten.

Al seguir la lectura, pude ver cómo este "choque de rabia" causado por la pobreza ha permitido a nuestro joven misionero atravesar una etapa; ¡le ha permitido reconocer de una manera más profunda lo que es y lo ha abierto a la gratitud, más bien que al enojo! Recibiendo una nueva obediencia, fue cómo pudo redimensionar lo ocurrido:

Dejo [ este lugar] como un pobre, ya que los pobres me lo enseñaron; mi conciencia fue tocada y para toda la vida. Me llevo conmigo las bonitas caras manchadas de estos niños mal alimentados, la suavidad de este hombre que recorrió cuarenta kilómetros para ser recibido en un hospital y escuchar que le decían que no había medicamentos, la sangre de este joven, que se está muriendo del SIDA, los llantos de esta madre con la carga de su trabajo y los sueños rotos de sus hijos.

Me voy como un rico, porque el vivir con los pobres me condujo a ver la cara de Dios y eso me ha marcado para la vida. Estoy agradecido, ya que Dios me dio el privilegio de vivir del otro lado, caminar por esta senda y, en parte, dar esperanza a aquellos a los amados de Dios: los pobres.

Quiera Dios que el nuevo año 2007 nos conduzca por un camino similar. Como hemos vivido, la paz interior no viene solamente a través de fiestas como Navidad, aunque tengamos necesidades para sobrevivir, y los que están en la pobreza tienen aún más necesidad. No obstante, un elemento indispensable para la paz interior y exterior es comprometerse con los que sufren, aunque eso nos conduzca paradójicamente a la ira. El mensaje del Santo Padre para el Día Mundial de la Paz 2007 repite esta necesidad de compromiso. Dice que "la paz es mas que un don es una tarea". ¡Un regalo de Navidad, es una tarea por todo el año!